Nuestro restaurante

Mucho más allá de las expectativas

Y así comenzó nuestro sueño

Nuestro sueño comenzó en Febrero 2002, cuando llegamos con la familia de vacaciones a la isla de Gran Canaria, en un bungalow en Playa del Inglés. Los primeros días de nuestras vacaciones eran horribles. Mi marido italiano y cocinero de profesión no se encontraba bien con la comida del buffet. Con la esperanza de encontrar un restaurante fuera del hotel, pasamos días sin casi nada de comida. Sin conocer todavía nuestro futuro, mi marido bromeaba: “si alguna vez pensamos volver a esta Isla, tenemos de llevar nuestro propio restaurante a la espalda”

Lo peor de aquellas vacaciones era que el clima no era nada de bueno, nubes negras, nada de sol, un poco de lluvia y demasiado frio para el uso de la piscina o para ir a la playa.

Al tercer día, pensamos en explorar la isla y tomando la autopista GC-1 elegimos la dirección por Mogán. Unos pocos minutos después estábamos en una larga cola de tráfico antes de Arguineguin. La única razón para continuar estar en esta cola era que detrás nuestra, encima de Playa del Ingles continuaban las nubes negras, mientras que tras la montaña dirección Mogán se podría ver un cielo azul.

Y así esperamos en la cola hasta que encontramos la bonita playa de Amadores, donde pasamos los siguientes dos días tomando sol  

y nadando en las aguas azules del mar. Volviendo a nuestro bungalow en Playa del Inglés, descubrimos que el clima era diferente entre Maspalomas y Mogán.

El viernes, nuestro último día de las vacaciones, nos dimos cuenta que nunca habíamos visto el destino del cartel de la carretera: Mogán. Y así, fuimos por primera vez a Puerto de Mogán, donde había el conocido mercadillo de viernes. Ese pintoresco pueblo de marineros, fue amor a primera vista. Paseando por primera vez por la avenida de la playa, todavía con todos locales vacíos y una playa de arena natural negra, le dije a mi marido: “en este sitio con esta maravillosa vista, y un clima con casi 365 días de sol, puedo imaginar de tener un restaurante contigo.”

El Restaurante

El restaurante, situado a la avenida de la Playa de Mogán, con la vista sobre el pintoresco Puerto de Mogán al sur de Gran Canaria, ha estado abierto desde 22 noviembre del 2002.

En sus principios, el equipo consistió solo en la pareja de propietarios. Él en la cocina y ella trabajando en la terraza. En el año 2006 se compró el primer horno de pizza a gas y se empiezo a hacer pizzas con la receta de la masa autentica italiana y elaboración casera.

La introducción de la pizza al menú fue un éxito y en el año 2008 se amplió el restaurante y su terraza con un módulo mientras el equipo de trabajadores ya contaba con 14 miembros. En el año 2013 se compró un nuevo horno de pizza del famoso fabricante italiana Marana Forni. El nuevo horno es de última generación y puede hornear 16 pizzas a la vez. Además, tiene un sistema que lleva la plataforma de piedra entera rodeando y subiendo hasta la parte superior del horno. Todo eso para hornear la pizza de la forma óptima para producir la típica pizza crujiente. En el mismo año se amplió el restaurante con el tercer y ultimo módulo, y el equipo de trabajadores creció a su actual numero de 20.

En el año 2014 con el objetivo de siempre, mejorar la materia prima y utilizar lo más posible productos de kilometro cero, se invirtió en trabajar y cultivar una finca propia. En los últimos años se han añadido productos de elaboración propia: aceite picante, queso de cabra, pasta fresca, pasta rellena, líneas de postres y helados artesanales de frutas de cultivo propio como el mango y el plátano. 

Nuestro origen

Mi marido ya tenía un restaurante italiano en Ámsterdam desde hacía 10 años. Por mi trabajo como consultora de empresa, yo tenia de viajar bastante. Con la consecuencia que nuestra vida era cada día como una maratón y con poco tiempo para nuestro hijo. Para él la solución era que yo dejara mi trabajo y me quedara a su lado en el restaurante. Pero para mí no era una opción. No había hecho una carera y obtenido mis estudios para ser la mujer del marido que tiene restaurante. Pero como había comentado, en nuestro último día de vacaciones frente de la Playa de Mogán pensé: “aquí si… sería una opción” 

¿Porque Gran Canaria? 

Y así, solo 5 meses después, el traslado a la isla de Gran Canaria se hizo realidad. 

¿Porque La Cicala?

El nombre “La Cicala” se refiere al cuenco de La Cigarra y la Hormiga.

Cuenta que érase una vez una cigarra que gustaba la vida pasándola colgado sobre una hoja cantando y disfrutando del buen tiempo. Un día paso una hormiga y la cigarra invito la hormiga a pasar el día con ella de fiesta y disfrutando la vida. Pero la hormiga rechazó su propuesta, diciendo que no podía perder su tiempo disfrutando, porque tenía que trabajar para preparar para la dura y larga temporada del frío invierno. La cigarra se rió de ella y continuó su fiesta. Hasta que llegó el otoño y el viento y la lluvia le hizo temblar. Cuando llego el frio del invierno la cigarra empiezo a sentir el hambre, se perdió su voz y por debilidad cayó de su hoja. Totalmente perdida llamó a la puerta de la hormiga. La hormiga abrió la puerta e invitó a la cigarra de pasar el invierno con ella.

Hemos nombrado nuestro restaurante “La Cicala” porque estamos en un sitio con el mejor clima del mundo donde no llegará jamás ni el otoño, ni el invierno. El sitio ideal de “La Cicala” para invitar a todas las hormigas trabajadoras a estar de fiesta con ella y disfrutar la vida. Así, invitamos cada día a los turistas a nuestra terraza a disfrutar de la buena comida, una buena copa y una maravillosa vista. 

¿Y si pruebas nuestra comida?

Crea ya tu cuenta y realiza tu pedido online.

¡Ya puedes reservar tu mesa!

O llámanos para llevarte el pedido a casa